Algunos músculos lisos son autoexitables. Esto significa que los potenciales de acción surgen en el propio músculo liso sin la participación de un estímulo externo. Esto se asocia a menudo a un ritmo de onda lenta básico del potencial de membrana, especialmente en el músculo liso de la pared intestinal.
La onda lenta en si mismo no es un potencial de acción. Es decir, no se trata de un proceso autorregenerador que se propaga progresivamente a lo largo de las membranas de las fibras musculares, sino que es una propiedad de las fibras musculares lisas que constituyen la masa muscular.
Se desconoce la causa del ritmo de onda lenta; una hipotesis es que las ondas lentas son causadas por aumento y disminución de la bomba de iones, hacia el exterior a través de la fibra muscular; el potencial de membrana se vuelve más negativo cuando el sodio es bombeado con rapidez y menos negativo cuando la bomba de sodio es menos activa. Otra propuesta es que las conductancias de los canales iónicos aumentan y disminuyen ritmicamente.
La importancia de las ondas lentas es que cuando son lo suficientemente potentes pueden iniciar potenciales de acción. Las ondas lentas por si mismas pueden causar contracción muscular, pero cuando el potencial de onda lenta se eleva por encima de un nivel de -35 milivoltios aproximadamente(el umbral de desencadenamiento aproximado de los potenciales de acción en el músculo liso visceral), se genera un potencial de acción que se extiende por la masa muscular, y entonces si que tiene lugar la contracción. Estos potenciales de acción provocan una serie de contracciones rítmicas de la masa muscular lisa. Por tanto las ondas lentas se denominan ondas de marcapasos.

Publicado por Cholito on jueves, 21 de enero de 2010

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada